• Reclunautas

#PersonaFavorita Fernando Mier-Hicks

Enviar un satélite al espacio es tremendamente caro, así que una de las estrategias para abaratarlo es miniaturizar sus componentes. Sin embargo, el reducido tamaño de algunos sistemas impide que su comportamiento se pueda estudiar en Tierra debido a la propia gravedad terrestre. Para superar este reto, el joven mexicano Fernando Mier-Hicks ha desarrollado un laboratorio de pruebas específicamente diseñado para que estos sistemas leviten por acción del magnetismo, y que por tanto permite analizar su comportamiento como si estuvieran en el espacio.


Mier-Hicks es ingeniero responsable de las pruebas de los propulsores y del desarrollo de la electrónica de los satélites en el Laboratorio de Propulsión Espacial del Instituto Tecnológico de Massachusetts (SPL, en EEUU). Allí trabaja "con un nuevo tipo de propulsor de electrospray iónico, pero las pruebas había que hacerlas en condiciones de gravedad cero para comprobar los movimientos en el eje vertical", explica. Y eso es justo lo que consigue con su banco de pruebas, cuya repulsión magnética contrarresta la atracción gravitatoria. De esta forma ya no hace falta salir al espacio para comprobar el empuje de los nuevos diseños de un modo seguro y más económico.




1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo