• Reclunautas

#RecluTips 'millennial' para cuidar la salud mental del impacto de las redes sociales

Las plataformas sociales nos conectan, nos permiten estar al día de noticias y cotilleos y compartir contenidos y fotos de las cosas que nos interesan. Pero también se han convertido en un espacio lleno de tensión y agresividad, con trolls anónimos y ‘hooligans’ que defienden posiciones extremas. Además, en las redes también se transmite en muchos casos una versión idealizada e incluso falsa de la realidad. Todo esto puede tener un impacto en las personas que puede llegar a afectar su salud mental.


De todo ello habla el escritor Óscar Iranzo en su nuevo libro "20 cosas que aprendí siendo millennial". En este libro, editado por Talento Caligrama, el autor hace un repaso a sus experiencias vitales dividido en 20 capítulos en los que, con humor e ironía, ofrece al lector una "distracción didáctica" para que "cada uno saque su aprendizaje personal" apartándose de los libros clásicos de autoayuda.


Bajo el pseudónimo de Alex Brune, y desde la perspectiva de un "millennial", el joven reflexiona especialmente sobre las redes sociales, su impacto en nuestro día a día, la salud mental y las habilidades sociales en una época de "hooligans". Según el autor, hoy cuesta ver "la diferencia entre un aficionado agresivo en un campo de fútbol y un político en el Congreso de los Diputados".


Romper el tabú de la salud mental

Iranzo, que trabaja de consultor de negocio de una multinacional, explica en declaraciones a EFE que con el libro pretende sobre todo romper el tabú sobre la salud mental y desestigmatizarla para darle la importancia que merece. Lo hace desde la perspectiva de alguien a quien todo le iba "aparentemente bien" aunque "simplemente estaba aprendiendo vivir disfrazado de alguien a quien todo le va sobre ruedas".

Este joven se dio cuenta que su vida no era tan fabulosa como aparentaba cuando empezó a tener problemas de salud mental. Con ayuda de psicólogos consiguió superar este bache y ahora nos anima a visitar a los especialistas porque "al final, solo conociendo tus debilidades serás capaz de sobreponerte a ellas o, al menos, mantenerlas bajo tu radar para minimizar su impacto el día que decidan pasar a verte sin preguntar si quiera si estás disponible".


La sociedad idealizada de las redes

Iranzo también habla del problema de la sociedad idealizada reflejada en las redes sociales y cómo esto afecta a los jóvenes, que siguen a "influencers" o personajes famosos dedicados a ofrecer contenido en sus perfiles que muchas veces no tiene nada que ver con la realidad.

"Los contenidos están idealizados”, afirma. “Pones una foto de un atardecer perfecto y a lo mejor tu día ha sido una mierda, pero la gente va a decir "qué bien está" y hay que tener mucho cuidado con esto", señala el escritor, quien añade que "hay pocos contenidos que toquen la realidad de la vida tal como es".

Esto es especialmente preocupante en los jóvenes, asegura, porque se crea un "caldo de cultivo" que genera frustraciones y cada día "las depresiones son más comunes" en franjas de edad más tempranas.


Aplicar valores universales

A lo largo de los 20 capítulos, este "millennial" recomienda al lector a aplicar una serie de valores universales a su día a día como "ser buena persona, la empatía, la solidaridad y la modestia". Estas son cualidades que, aunque se posean, "es bueno recordarlas" porque él mismo, dice, se considera "empático" pero a veces no lo es "porque estoy sesgado por mis sentimientos o estado de ánimo".

Y sobre la posibilidad de adquirir estas cualidades sin ser innatas, Iranzo explica que "se pueden aprender" y de hecho, "en el mundo de los negocios cada vez se aprecian más las "soft skills" (habilidades blandas), es decir aquellas aptitudes relacionadas con las relaciones interpersonales, el trabajo en equipo, la actitud o la motivación, y hay formaciones específicas en este sentido.

En la actualidad, añade, las empresas "posiblemente no cojan para un puesto a alguien que sea técnicamente un 10 sino a alguien que quizá sea un 7 técnicamente pero un 10 en estas habilidades".

Unas habilidades que aconseja combinar con la necesidad de ser conscientes de que "vas a morir algún día", por lo que "si hay algo que te hace infeliz, cámbialo" porque aunque sea difícil lograrlo "más duro es permitirte andar a malas con el mundo cuando ni siquiera sabes si mañana saldará el sol para ti".


No juzgar a los demás

Iranzo también apuesta por no juzgar a los demás, "porque no sabes lo que hay detrás de cada historia", "escuchar distintos puntos de vista", ya que "el mundo no gira igual para todos, ni mucho menos", y asevera: "Escuchar una opinión externa, que muy posiblemente no vaya de la mano de la tuya, sin una caja de cartón macizo enroscada en tu cabeza, es muy saludable".

Sin embargo, se lamenta, "hoy en día los disfraces ideológicos pesan más que la cordura y la sensatez juntas" y traslada esto al mundo de la política nacional donde "parece que todo vale por defender una postura". En este sentido comenta que "estamos en una época de hooligans" con políticos enfrentados de manera encarnizada que dan un ejemplo que "hace un flaco favor" a la sociedad y que le hace afirmar que ve "poca diferencia entre un hooligan en un campo de fútbol tirando bengalas y un político tirando bengalas por la boca en el Congreso de los Diputados".

Curiosamente, apostilla, "muchas de las cualidades que a mí se me piden en el mundo empresarial no se piden en política".



0 visualizaciones0 comentarios