top of page
  • Foto del escritorReclunautas

#RecluTips Estos son los seis consejos de OpenAI para que ChatGPT te responda justo lo que buscas

OpenAI ha vivido unas semanas convulsas tras el despido como CEO de Sam Altman y su posterior readmisión. A estos hechos se sumaron las crecientes críticas por parte de los usuarios en las que se indicaba que ChatGPT, su plataforma de inteligencia artificial conversacional, se había vuelto más “perezosa”, tras lo cual la compañía reveló que llevaba sin poder actualizarla desde el pasado 11 de noviembre.

Probablemente, este es el motivo por el que se ha decidido a publicar una guía de optimización de uso de ChatGPT a través de su página de soporte. Un artículo que es válido tanto para la versión gratuita (ChatGPT 3.5) como para la de pago (ChatGPT 4), que solo está disponible para los suscriptores de ChatGPT Plus. Eso sí, anima a los usuarios a “experimentar para encontrar los métodos que funcionen mejor en cada caso".

El primer consejo que ofrece OpenAI es “escribir instrucciones claras”, ya que “los modelos de inteligencia artificial no pueden leer la mente”. En este sentido, si ChatGPT ofrece una respuesta demasiado larga, el consejo de la compañía es pedirle que sea más breve. En caso de que sea excesivamente simple, hay que pedirle que redacte como un experto en la materia. Cuanto menos tenga que adivinar o presuponer, más posibilidades habrá de que el resultado sea el deseado.


Otros cinco consejos interesantes

La segunda recomendación hecha por OpenAI es proporcionar a ChatGPT un texto de referencia. Es decir, un contenido que el usuario sepa que es cierto (por ejemplo, una publicación científica) para que construya la respuesta basándose en él. Según la empresa, esto puede ayudar al chatbot “a no tener que inventarse nada”, del mismo modo que unos buenos apuntes le sirven a un alumno para obtener una mejor calificación en un examen.

A continuación, el artículo afirma que, en lugar de solicitar a la plataforma que ejecute una tarea muy compleja, es mejor pedirle que lleve a cabo subtareas más simples. Esto se debe a que las solicitudes de contenido más densas presentan una mayor tasa de error que las más sencillas. Posteriormente, con base en esas subtareas, ChatGPT podrá crear un contenido más completo y de mayor calidad.

OpenAI también hace hincapié en la importancia de dar tiempo a su chatbot para “pensar”. En este sentido, afirma que un ser humano que sabe multiplicar podrá llevar a cabo cualquier operación matemática de este tipo, pero que cuanto más compleja sea, más tiempo requerirá. A ChatGPT le pasa lo mismo, por lo que su tasa de error crece cuando se le insta a responder con la mayor inmediatez posible.

Por su parte, OpenAI anima a los usuarios a compensar las debilidades de su modelo de inteligencia artificial, nutriéndolo con los resultados ofrecidos por otras herramientas. En concreto, cita como ejemplos los sistemas de recuperación de texto o los motores de ejecución de código, que son capaces de aportar mayor eficiencia y fiabilidad al sistema.

El último consejo brindado por la compañía hace referencia a la revisión sistemática de los cambios. ¿Cómo? Pues probando a sustituir determinados términos del prompt o ciertas frases cortas. Después, hay que comparar la calidad de la respuesta con la obtenida anteriormente para valorar cuál es mejor. Con esta guía queda claro que, aunque ChatGPT es una herramienta muy útil en muchos sentidos, no es perfecta y requiere la supervisión constante por parte del usuario que la utiliza.





2 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page