top of page
  • Foto del escritorReclunautas

#RecluTips 4 consejos para el manejo de conflictos en tu equipo

El manejo de conflictos es una de las soft skills más solicitadas por los empleadores hoy en día, incluso, algunos creen que contar con esta habilidad es la clave para llegar al éxito especialmente cuando se lidera un proyecto.

Pero a pesar de ser una de las herramientas más socorridas por las organizaciones actualmente, no todas las personas que dirigen un proyecto tienen las herramientas para gestionar las disparidades que se pueden presentar en el espacio de trabajo.


¿Por qué es tan importante contar con habilidades de manejo de conflictos?


La construcción de relaciones positivas en el trabajo hacen que las organizaciones mantengan su buen funcionamiento debido a la construcción de un ambiente laboral amigable. Sin embargo, los buenos momentos no lo son todo ya que una convivencia diaria representa la aparición de posibles desacuerdos y eso es normal.

Los conflictos se presentan constantemente en la vida de los seres humanos. Por ejemplo, cuando un grupo de amigos no pueden quedar de acuerdo en elegir un horario para verse, cuando los padres reprenden a sus hijos por hacer una actividad que vaya en contra de sus valores, etc.

Las discusiones y problemas nunca se podrán evitar por completo, sin embargo, lo que se puede hacer es aprender a sobrellevarlos y en ocasiones evitarlos de la mejor forma posible. Este principio es esencial para la vida diaria, por eso se pueden encontrar distintas frases que normalizan ese tipo de situaciones.

Claves para solucionar los conflictos


1. SÉ ASERTIVO O ASERTIVA

Cuando una persona es asertiva, significa que tiene una comunicación directa con sus interlocutores y que es capaz de hablar de lo que siente y anteponer sus necesidades de forma cuando elabora un discurso.

Cuando esta habilidad la posee una de las personas que estén inmersas en el conflicto, hay una gran posibilidad de que termine pronto. Pero si eso no es así, será necesario que el líder interceda en la discusión y dirija a a los participantes hacia un camino en donde puedan expresarse de manera asertiva y sin lastimar al otro.


2. SÉ EMPÁTICO O EMPÁTICA

Para ser empático se requiere ver “ambos lados de la moneda” cuando aparece un conflicto. Ninguna de las partes podrá tener toda la razón ni otra estará completamente equivocada.

Los líderes necesitarán mediar la situación analizando las razones por las que se desató el desacuerdo, así, se podrá llegar a una resolución equitativa y que visibilice las necesidades de todos los involucrados.


3. ESCUCHA A LOS DEMÁS

Cuando existe un desacuerdo, muchos de los testigos, amigos o familiares de los involucrados tienden a ver la situación desde un bando. Pero un líder tiene que mantener una posición neutra para que tenga la posibilidad de manejar los conflictos.

Al igual que con el punto anterior, quienes se encargan de dirigir un proyecto tienen el deber de escuchar y entender a todas las personas que participaron en la pugna, de esa forma el músculo de la empatía será ejercitado y se podrán tomar mejores decisiones.


4. DISTINGUE LOS HECHOS DE LAS INTERPRETACIONES

Después de que un conflicto estalla, los rumores con todas las versiones de la evolución del conflicto comenzarán a esparcirse en todos lados. Incluso, cada uno de los colaboradores que participaron en él tendrán su propia versión.

Para enfrentarse a esa situación, los líderes tendrán que escuchar la reconstrucción de los hechos de todas las personas que atestiguaron el hecho, así como de quienes intervinieron directamente. Así podrán tener una mejor perspectiva de lo ocurrido, reconstruir los hechos y distinguir los rumores para solucionar los problemas.



4 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page