• Reclunautas

#RecluTips 3 consejos para ‘enamorarte’ de tu trabajo y evitar la ‘renuncia silenciosa’

Actualizado: 31 oct

La «renuncia silenciosa» se volvió viral en agosto cuando los empleados de todos los grupos de edad e industrias comenzaron a hablar públicamente sobre sus soluciones para el agotamiento en el trabajo.


Si bien el fenómeno tiene varios significados, dependiendo de a quién le preguntes, muchos definen el término simplemente como hacer lo que se espera de ti en el empleo, nada más y nada menos.

En junio, una encuesta de Gallup reveló que casi la mitad de los trabajadores estadounidenses estaban «renunciando en silencio». En este ejercicio colaboraron 15,091 empleados a tiempo completo y parcial. Además, la participación de los trabajadores cayó a un mínimo en seis años de 32%; mientras que la desconexión aumentó a un máximo de seis años en 18%, según la encuesta. Pero algunas personas que renuncian silenciosamente señalan que al reestructurar sus días o encontrar alternativas de cumplir con los requisitos de su labor han sentido un aumento en la felicidad, la productividad y el deseo de permanecer en sus funciones. «Esa conciencia de saber que tal vez no tengo que hacer tanto como pensé; que hice me hace sentir mejor», declaró Tay L, una abogada corporativa que pidió a Insider que no usara su apellido. «Me está ayudando a no agotarme tanto. De hecho, estoy haciendo un mejor trabajo en el empleo porque no estoy resentida ni cansada todo el tiempo». Para las personas que no pueden darse el lujo de dejar sus puestos, los que optan por la «renuncia silenciosa» sugieren centrarse en las partes esenciales de un puesto. Los trabajadores deben hacer un inventario de todos los elementos de su empleo que aman y odian. A partir de ahí, reorganizar sus días y establecer metas para ellos mismos, aseguraron los asesores profesionales. Personas que aplican la «renuncia silenciosa» y asesores profesionales entrevistados por Insider compartieron cómo las personas pueden ser más felices en sus puestos laborales. 3 consejos para evitar la renuncia silenciosa y reencontrarte con tu trabajo

1. Establece un horario diario basado en el trabajo y las prioridades personales Para encontrar tiempo en el día tanto para las tareas que se requieren como para las tareas que te hacen sentir satisfecho, reestructura tu calendario, dio a conocer Bridgitt Haarsgaard, fundadora y directora ejecutiva de The GAARD ​​Group. «Para las cosas realmente importantes o que te gustan, trata de estructurarlas en torno a tus momentos más energéticos del día», agregó. Por ejemplo, Haarsgaard se siente con más energía por las mañanas, por lo que comienza su día haciendo las tareas que la motivan. Además, Tay L, cuya jornada laboral típica va de 8:00 a 20:00 horas, sugiere programar tiempo para ti durante todo el día. Para ella, si hay una parte de su día sin reuniones ni plazos, pondrá una reunión personal en su calendario. «Envíate una invitación a una reunión solo por una hora o dos para salir a caminar y estirar las piernas. Toma una clase de ejercicios», puntualizó. «Lo anoto en mi calendario para priorizar las cosas que necesito para mí». Establecer estos límites y ser intencional con su horario ayudó a su salud mental a multiplicarse por 10; también la mantuvo atenta y productiva mientras trabajaba, afirmó.

2. Prioriza el desarrollo profesional Puede ser frustrante sentirse atrapado en un puesto que no te gusta mientras observas a antiguos colegas pasar a nuevas oportunidades, pero Lupe Colangelo, asesora profesional, mencionó que quedarse puede llevar a una mayor satisfacción en el futuro. Por ejemplo, si no estás satisfecho con tu función, Colangelo sugiere tomar clases o talleres para fortalecer tus habilidades en áreas que te interesen. De esa manera, estarás listo para un trabajo que se alinee mejor con tus deseos y experiencia. Lynn Huong, una persona que renunció en silencio y se convirtió en empresaria, sugirió ofrecerse como persona voluntaria o buscar oportunidades internas de desarrollo profesional. Por ejemplo, algunas empresas ofrecen a los trabajadores la oportunidad de realizar trabajo comunitario o gratuito como voluntarios, expresó Huong. Asume estos roles más gratificantes si buscas «todavía tener éxito en tu trabajo y avanza. Pero bajo la apariencia de ese horario de 9:00 a 17:00 horas», declaró Huong. Perseguir objetivos externos también puede ayudar a llenar los vacíos profesionales que derivan en la renuncia silenciosa, añadió Tay L. «A veces la gente piensa que su trabajo es toda su identidad», destacó. Agregó que si bien su papel alguna vez fue el trabajo de sus sueños, renunciar en esa modalidad y comenzar un trabajo secundario la ayudó a ver el «panorama general», incluido el descubrimiento de otras pasiones. «Tener esta otra cosa que realmente me hace sentir que tengo un propósito fue un incentivo aún mayor para establecer límites», dijo. «Ahora, cuando estoy laborando, me concentro en el trabajo, pero soy súper eficiente en hacer mis tareas para poder concentrarme en mi negocio».

3. Comunica tus necesidades a tu jefe La gente no suele dejar malos empleos; «dejan a los malos gerentes», puntualizó Arika Pierce, coach independiente de carrera y liderazgo. Un jefe y un ambiente de trabajo tóxicos son lo que llevó a Danielle Farage a dejar a su empleador anterior. Después de dejar ese sitio laboral, comentó que encontró un equipo que la respetaba. Pero eso no sucedió sin ser asertiva y clara con lo que necesitaba como empleada, mencionó Farage, quien ahora es directora de marketing en Café, empresa emergente de tecnología de Recursos Humanos. Comenzó elaborando una lista de objetivos concretos y solicitando que su jefe los revisara con ella. «Es tan tangible pedir eso, y tampoco es demasiado trabajo para ellos porque eres tú quien propone los objetivos», explicó Farage. Más allá de los objetivos profesionales, también es importante compartir las necesidades personales. Al vivir en un departamento de la ciudad de Nueva York, Farage le comentó a su gerente que se sentía atrapada trabajando desde casa todos los días. Ella preguntó si la compañía ayudaría a pagar por un espacio laboral alternativo y aceptó. En el nuevo sitio de coworking, encontr comunidad y motivación, lo que la ha ayudado con la productividad y el disfrute de su lugar de trabajo, dijo. Tomar la iniciativa en las prioridades tanto profesionales como personales imp que Farage renuncie tranquilamente porque siente que tiene el control de su situación, agregó. «Una de las mejores maneras de generar cambios en una compañía es ser quien toma la iniciativa», concluyó Farage.


7 visualizaciones0 comentarios