• Reclunautas

#RecluTips para gestionar una reunión de trabajo multicultural

En los últimos años hemos sido testigos del crecimiento de un gran desafío a muchos niveles: la multiculturalidad. Desde la política hasta las relaciones interpersonales en barrios y centros educativos, este factor obliga a que las personas se adapten a distintas culturas y distintos idiomas. Para las empresas supone también un reto a la hora de enfrentar reuniones de trabajo, no solo de cara a organizaciones extranjeras sino también en el seno de sus plantillas. Por ello, la escuela de idiomas Berlitz propone cinco consejos para abordar con éxito una reunión multicultural.

1. Superar las barreras lingüísticas Los expertos de Berlitz señalan que, ante una reunión multicultural, es importante encontrar un idioma común con el que todos los asistentes se sientan cómodos hablando. De este modo, es mucho más fácil comunicar ideas y opiniones de una manera natural y comprensible para todos. En este sentido, el inglés suele ser el idioma que predomina en la mayoría de situaciones. Además, cada idioma cuenta con numerosas adaptaciones regionales, por lo cual es importante que los participantes utilicen la misma variedad.

2. Observar las costumbres y tradiciones de cada cultura En este tipo de ocasiones es muy común recurrir al humor para romper el hielo, pero es recomendable evitar las bromas sobre estereotipos culturales, ya que el receptor podría no entenderlas o incluso sentirse ofendido. Otro aspecto a evitar es la invasión del espacio personal: mientras los españoles son personas muy cercanas, los ciudadanos de países del norte de Europa se caracterizan por mantener un estricto espacio entre personas.

3. La puntualidad, el engranaje principal La puntualidad es uno de los aspectos más delicados y que puede sentenciar toda reunión. Está claro que se trata de un factor que varía con creces dependiendo de cada país. Por ejemplo, en países como Corea del Sur, Japón, Alemania, Reino Unido o Suecia, es bien sabido que la puntualidad es la reina para la educación. Establecer y especificar de manera clara la hora a la que asistir será clave para empezar con buen pie.

4. Adaptar el lenguaje: algo simple, pero necesario En algunos países del sur de Europa o del sudeste asiático, tener un discurso muy directo puede conllevar unas connotaciones negativas al ser percibido como algo grosero, mientras que, en países como en Alemania, puede parecer un factor positivo e incluso eficaz a nivel laboral. Adaptar y suavizar el discurso para llegar a un mayor público puede ser clave para el éxito de una reunión, siempre y cuando no se pierda la esencia del mensaje principal.

5. No arriesgarse con la alimentación En caso de reunir a un grupo multicultural y ofrecer algún tipo de bebida y/o comida, es importante tener en cuenta las dietas alimenticias y religiones. Acciones tan simples como brindar con una copa de champagne para celebrar el éxito de un negocio pueden convertirse en algo un tanto delicado por razones como la religión. Lo mismo ocurre con los alimentos: ciertos tipos de carne están prohibidos en algunas religiones como el Islam o el Hinduismo.

“Si estos encuentros van a ser frecuentes, es aconsejable el uso de alguna herramienta que permita identificar las diferencias sociales y culturales entre los diferentes países para poder establecer un tono y tipo de reunión que encaje con todo el equipo”, explica Ginés Méndez, director general de Berlitz.






2 visualizaciones0 comentarios