top of page
  • Foto del escritorReclunautas

#RecluTips financieros para tomarse un año sabático

Descansar, viajar, aprender un nuevo idioma o simplemente pasar tiempo en familia son algunos de los motivos que impulsan cada vez más a los trabajadores a tomar la decisión de tener un año sabático o, en su defecto, un tiempo de descanso.


Si bien este tipo de decisiones generan opiniones encontradas y algo de ansiedad, por no saber qué pasará durante o después del descanso en materia de ingresos, lo cierto es que la planeación financiera puede convertirse en el mejor aliado a la hora de embarcarse en esta aventura.


Es por ello que de mano de expertos, le presentamos una guía práctica para que cumpla con su objetivo o con sus sueños.


Para Irina del Mar Nieto Quintero, experta en finanzas comportamentales, el primer paso es definir qué se busca con este periodo sabático y cuánto tiempo se va a requerir, ya que este espacio puede variar entre seis meses o un año.


“Después de tener esa claridad y el propósito del descanso, hay que empezar a construir un presupuesto para conocer en detalle cuánto costará ese tiempo sabático. La recomendación es construir un presupuesto aterrizado, en el que se incluya, por ejemplo, el pago de tiquetes -si se requiere-, hospedaje, alimentación, pago para actividades y consolidar un fondo de seguridad”, comenta Nieto.


Ahora bien, antes de pasar a la etapa del ahorro programado, la experta sugiere hacer un análisis interno de cómo está financieramente la persona, es decir, qué deudas tiene, a cuánto ascienden sus gastos mensuales en la actualidad, las responsabilidades a cumplir (si tiene personas que mantener) y con qué poder de endeudamiento cuenta. Lo más importante es ser aterrizados en el presupuesto”, agrega Nieto.

El ahorro

Luego de tener claro el panorama, ahora sí se puede pasar al ahorro programado. José Ibarra, jefe de experiencia en la plataforma tyba, enfocada en inversión, explica que entre más ahorre la persona será mucho mejor. Sin embargo, se debe tener en cuenta en qué condiciones se va a vivir una vez se tome la decisión del año sabático. “Claramente se tendrá un cambio en el estilo de vida. No obstante, para mantener el mismo nivel de vida actual, la persona debería ahorrar, en promedio, el 20% de sus ingresos, es decir que se podría demorar unos cinco años en asegurar un año sabático. Por eso es importante invertir bien, para que los retornos de esos ahorros recorten ese tiempo”, afirma Ibarra.

Asimismo, el experto sugiere que más allá del tiempo del año sabático, sería muy importante presupuestar también un tiempo para insertarse de nuevo en el mundo laboral, “lo cual generaría costos de mantenimiento, podrían ser al menos 4 meses adicionales”.

No cierre todas las puertas

De acuerdo con Andrés Moreno Jaramillo, asesor financiero, es importante no cerrar las puertas del mundo laboral antes de iniciar con el tiempo de descanso, eso incluye seguir haciendo aportes a salud y pensión. El tiempo sabático no puede ser una excusa para perder esa ocasión de ahorro para el futuro. Ya que al descuidar el pago de la salud se puede perder la antigüedad que se tenga y frente a la pensión se pueden perder semanas. En muchos casos se recomienda cotizar por un mínimo. Si es empleado es muy importante que deje las puertas abiertas para que pueda volver a esa compañía, en el caso que quiera regresar”, agrega Moreno.

Por último, el experto sugiere la creación de un fondo de emergencia que pueda emplearse para situaciones extremas, además de contar con un seguro médico que pueda cubrir todos los percances que se puedan generar. “Lo importante es que la persona viva un verdadero tiempo de descanso y no se preocupe por las finanzas”.




3 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page