• Reclunautas

#RecluTips De CIO a consultores: líderes de TI confiesan cómo fue hacer este cambio de rol

El rol de CIO puede abrir muchas puertas para el crecimiento profesional. Cuando estén listos para dejar de liderar las operaciones de TI en su organización, los CIO pueden cambiar a otro puesto de C-suite, asumir un rol de liderazgo en un proveedor de tecnología, iniciar su propia empresa o abandonar el entorno corporativo por completo.

Para algunos, la consultoría es el camino a seguir, ya sea a través de la creación de su propia firma de asesoría o uniéndose a una consultoría existente.

Los líderes de TI que han cambiado a un rol de consultoría dicen que puede ser una forma gratificante de aprovechar su considerable conocimiento de tecnología y negocios para brindar orientación a otros.

Pero el cambio puede ser un “desafío”, afirman quienes lo han hecho.


“Inicialmente no estaba preparado para ser consultor ni colaborador individual”, confiesa Jim Rinaldi, ex CIO del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA, quien ahora trabaja como consultor independiente y entrenador ejecutivo. “Sólo sabía cómo ser un CIO. Entonces, cuando decidí dejar mi rol de CIO, pensé que sería una transición fácil. No era”.


La transición de Rinaldi a un rol de asesor en realidad comenzó cuando aún trabajaba en el JPL. Fue nombrado asesor jefe de TI de la organización en 2019, luego de desempeñarse como CIO durante 14 años. Entre sus responsabilidades se encontraban la evaluación comparativa de organizaciones externas mientras actuaba como estratega empresarial para TI y enlace con organizaciones gubernamentales para comprender los requisitos futuros de TI y ciberseguridad.


Como parte de la transición, Rinaldi se aseguró de mantenerse conectado con su red profesional para mantener las relaciones. También se unió a organizaciones que le permitieron utilizar su experiencia, establecer relaciones y administrar algunas entidades como contratista.


“Era a tiempo parcial y no interfería con el trabajo que estaba haciendo en mi organización principal”, recuerda Rinaldi. “Gracias a la pandemia surgieron oportunidades para hacer más [asesoramiento] y empecé a sentirme más cómoda. Luego me retiré de mi empresa actual después de dos años sin ser CIO y pude concentrarme más en los proyectos futuros”.


Los ejecutivos de TI deben tener confianza en que su experiencia es importante, porque muchos otros están interesados ​​en cómo hicieron las cosas en su rol de líderes tecnológicos, dice Rinaldi.

JPL

“Aproveche esto para hacer el trabajo de un consultor”, dice. “Hay muchas personas capaces en los roles de CIO, pero [ellos] no tienen la experiencia. Usted, como consultor, puede trabajar con otros CIO o sus informes directos sobre estrategia, ciberseguridad o implementaciones de sistemas”.

Para Larry Bonfante, ex CIO de la Asociación de Tenis de los Estados Unidos y ahora fundador y entrenador de la firma de consultoría y entrenamiento ejecutivo CIO Bench Coach, los desafíos de crear un nuevo negocio incluyen estar solo.

“No más gerentes de finanzas que se ocupen de la facturación, no más asistentes ejecutivos que se ocupen de los planes de viaje; eres un espectáculo de un solo hombre/mujer”, afirma Bonfante. Además, puede haber una sensación de aislamiento, al menos al principio. “No eres parte del tejido diario de un equipo, por lo que no tienes el mismo nivel de conectividad social continua al que estás acostumbrado”.

Pero en el lado positivo, convertirse en consultor ofrece “la capacidad de realmente marcar una diferencia en la vida de las personas”, según Bonfante. “He tenido muchos clientes que fueron ascendidos a puestos de CIO o que obtuvieron puestos sénior en nuevas organizaciones y me dijeron que mi entrenamiento fue fundamental para ayudarlos a alcanzar estos puestos. Es increíblemente gratificante tener el privilegio de desempeñar un pequeño papel en el crecimiento y el éxito de otra persona”.

Además, Bonfante ahora tiene total autonomía y control sobre su calendario y con quién trabaja. “Si no creo que seas una persona íntegra, entonces puedo alejarme y no trabajar contigo”, dice. “En un rol de CIO, no tienes ni cerca de ese nivel de autonomía o control sobre tu vida laboral diaria”.

Estos son algunos consejos de ejecutivos de TI convertidos en consultores sobre cómo hacer la transición de la mejor manera.


Asegúrese que sea el movimiento correcto

Puede ser tentador pasar a un rol de consultoría como un descanso de la rutina diaria de ser un CIO o por alguna otra razón. Pero cualquier ejecutivo que esté pensando en dedicarse a la consultoría debe determinar si realmente puede y quiere hacerlo, afirma Rinaldi.

“¿Tiene las habilidades de comunicación y la paciencia para estar del otro lado de la mesa?”, pregunta Rinaldi. Es importante que los CIO aprovechen sus habilidades de negociación y colaboren con sus clientes de la misma manera que lo hicieron con sus colegas ejecutivos dentro de sus organizaciones. “Los consultores aprenden a escuchar haciendo buenas preguntas”, dice. “Muchos CIO saben cómo hacer esto”.

Los ejecutivos de TI que estén considerando un cambio de carrera pueden aplicar un poco de análisis personal para ayudar con la toma de decisiones. “Mi consejo para cualquiera que esté considerando hacer un cambio es dibujar un diagrama de Venn con tres círculos superpuestos”, asevera Bonfante.

“El primer círculo representa lo que te apasiona, lo que te levanta por la mañana y lo que harías gratis si ganaras la lotería”, explica Bonfante. El segundo círculo representa una cualidad única que separa al individuo de la manada. Y el tercer círculo representa la demanda potencial del mercado de los servicios que el ejecutivo puede ofrecer. “El punto de intersección de estos tres círculos es la contribución que debe intentar hacer”.


Pregunta a consultores y contactos de confianza

Al igual que con cualquier transición de carrera, a menudo vale la pena compartir ideas con otros. Y probablemente no haya mejor manera de tener una idea de cómo será pasar de CIO a consultoría que hablando con personas que ya han hecho ese cambio. De hecho, podría ser útil obtener información de cualquier consultor de TI experimentado, independientemente de sus antecedentes.

“Asegúrese de hablar con muchas personas que ya realizan trabajos de consultoría”, aconseja Rinaldi. “Hay muchas cosas que quizás no sepa”, como crear una LLC o trabajar como autónomo. “Averigüe qué es lo mejor para su situación hablando con quienes ya lo están haciendo”, dice. “Le ahorrará tiempo y le dará información útil”.

Si es factible, discuta la idea con colegas ejecutivos u otros contactos de confianza antes de tomar una decisión. Y, por supuesto, busque la opinión de familiares y amigos que puedan opinar sobre si esa transición es una buena medida.


Aprenda a vender y promocionarse

“Como CIO, a menudo nos enfocamos principalmente en construir una organización optimizada para la entrega, las operaciones y el servicio”, señala H. Michael Burgett, ex CIO de la industria y ahora fundador y presidente de la firma de búsqueda de ejecutivos CIO Partners.

“Y si bien estos son extremadamente importantes en la construcción de una consultoría, a menudo se pasa por alto el elemento más importante de la construcción de un negocio”, dice Burgett. “Al salir de la puerta, centrarse en un 99 % en las ventas es un factor clave para el éxito. Sin ventas, no pasará nada”.

Si bien esto puede parecer obvio para muchas personas de negocios, es posible que a los ex ejecutivos de tecnología no se les ocurra que necesitan vender sus habilidades.

“Incluso cuando se logre esa primera venta, nuestra tendencia se volverá hacia la entrega; las ventas se pondrán en un segundo plano”, dice Burgett. “El proyecto [se completará] y nuestra cartera de ventas estará vacía. Es importante mantener el acelerador presionado y dedicar una gran parte de nuestro tiempo a construir un canal de ventas, incluso cuando estamos en medio de la entrega de un compromiso de cliente actual”.


Apunte a construir una marca duradera

Si el objetivo es crear una empresa y no un negocio unipersonal, los CIO deben comprometerse a hacer que funcione a largo plazo.

“Según mi experiencia, muchos de los que comienzan el viaje para construir una consultoría pueden tener éxito al hacer precisamente eso”, asevera Burgett. “Sin embargo, el verdadero desafío estará en construir una empresa sostenible. Una consultoría exitosa puede ser de corta duración, mientras que una empresa puede ser perdurable”.

Burgett dice que le sorprende que algunos consultores construyan una práctica, pero nunca construyan una empresa y una marca reales. “Es importante invertir en talento para ayudar a liderar su organización en el camino”, afirma. “Elimine su ego al no hacer que su organización se centre solo en usted y cree un equipo de liderazgo sólido para garantizar la viabilidad a largo plazo del esfuerzo”.


Prepárese para los contratiempos

Al igual que con cualquier cambio importante en la carrera, hay aspectos positivos y negativos de convertirse en consultor después de años en la gestión de TI. “Es posible que no esté listo o no sea bueno en consultoría”, apunta Rinaldi. “Puede ser mejor buscar puestos de asesoramiento o puestos en la junta y utilizar su experiencia en esas situaciones. Por supuesto, me encontré haciendo ambas cosas y me beneficié al hacerlo”.

Para aquellos que no están listos para hacer la transición completa, el coaching o la tutoría pueden ser una forma de prepararse. “Este es un buen primer paso para determinar cuánto desea trabajar como colaborador individual, además de que está ayudando a alguien”, advierte Rinaldi. “El coaching también genera confianza y lo ayuda a usar las habilidades que tenía como CIO”.

Al tomarse el tiempo para explorar el campo y aprender sobre lo que implica la consultoría, existen beneficios potenciales para los CIO. “El trabajo de consultoría puede ser muy gratificante intelectualmente”, como asevera Rinaldi. “Puedes usar tus habilidades desarrolladas a lo largo de los años para resolver problemas con los que estás familiarizado. Pero también puedes aprender nuevas habilidades y puedes seguir creciendo. No importa la edad, hay vida después del rol de CIO”.



8 visualizaciones0 comentarios