• Reclunautas

#RecluTips: Cómo usar un smartphone con inteligencia

Existen algunas pautas para que los más jóvenes instauren una relación sana y fructuosa con las tecnologías. Algunas reglas básicas, como compartir las contraseñas con los padres, dejar el móvil fuera del dormitorio o limitar el tiempo de uso, deberían acompañar los primeros pasos en este mundo. También puede ser útil redactar un verdadero contrato, con deberes, límites y responsabilidades que enmarquen la entrega del primer smartphone.


Iniciativas como #Smarthuman, llevadas a cabo por Celside Insurance y la asociación Pantallas Amigas, tienen precisamente el objetivo de empoderar a niños, niñas y adolescentes para que puedan desenvolverse de manera inteligente en Internet, desarrollando las habilidades y competencias digitales que les permitan participar de manera activa, positiva y saludable en la red.


Aprovechar la compañía de las personas queridas, sin que el móvil se convierta en el único ‘amigo’, disfrutar de momentos de desconexión gracias, por ejemplo, a una buena gestión de las notificaciones, tratar de ser amables y no difundir contenidos ofensivos, así como cuidar la seguridad del móvil y de las aplicaciones son algunos de los consejos para convertirse en Smart Humans.


El smartphone nos abre las puertas del mundo, pero somos los humanos quienes decidimos cómo usarlo. Las nuevas oportunidades siempre se acompañan a nuevos riesgos. Por ello, confiar en los expertos en seguridad tecnológica es una decisión decididamente smart.


Mucho más que un dispositivo tecnológico

En efecto, hace un tiempo el móvil se usaba esencialmente para hablar sin estar atados a un cable. Ahora, es una herramienta útil para todo e indispensable para mucho. Según indica el estudio de Ipsos, casi el 25% de los españoles pasa más de 4 horas diarias frente a la pantalla del móvil y un 33% entre 2 y 4 horas. Llamar, para el 82%, y chatear, para el 76%, son los principales usos del smartphone.

El smartphone, por lo tanto, es mucho más que un simple dispositivo tecnológico. Sobre todo para las nuevas generaciones. Es un trozo de vida, una continuación de la personalidad. No en vano, casi un 40% de los entrevistados por Ipsos confiesa sentir desasosiego si su móvil deja de funcionar, un 65% experimenta ansia si lo pierde y un 72% afirma que viviría con bastante o mucha ansiedad un robo de su dispositivo.

Con este papel tan central, y llamados a realizar funciones cada vez más complejas y numerosas, los smartphones continúan evolucionando. Si el rendimiento aumenta, también sube el precio. El 42% de los españoles invierte entre 200 y 500 euros en la compra del móvil y el 23% destina más de 500 (Ipsos).


Los límites de las garantías

En nuestras vidas cada momento cuenta, y casi todos pasan o se graban en nuestros smartphones. Por esto, el extravío o ruptura de un móvil puede ser un verdadero drama. Toda una existencia de conversaciones, fotos y vídeos... perdida si no hemos recurrido a algún servicio de almacenamiento en la nube.

Eso sí, el marco regulatorio de garantías, establecido y fijado en la UE cubre cualquier producto nuevo comprado en Europa y a una compañía con CIF europeo durante dos años (un año si es de segunda mano). Es decir, un móvil comprado en una tienda china puede no tener garantía. Por otra parte, la garantía de un dispositivo nuevo cubre solo los defectos de fabricación y no los desperfectos por el mal uso del mismo. No nos protegen de robos o caídas, por ejemplo.


Aumentan las personas que aseguran sus móviles

Como consecuencia de estos límites, se está produciendo un auge en los seguros del móvil con diferentes tipos de pólizas que cubren todo tipo de accidentes o posibles daños. Desde el vaso de agua que cae sobre la pantalla a los arañazos accidentales, pasando por los fallos de botones, salidas de audio o batería, desperfectos causados por una caída. El seguro también puede incluir el robo, la pérdida o el uso fraudulento de la tarjeta SIM.

Una de las ofertas más completas del sector es el seguro multirriesgo móvil de Celside Insurance, que cubre rotura y otros daños, como la oxidación por agua, condensación o humedad. Esta póliza, además, nos tutela frente a cualquier forma de robo, con violencia o agresión, tirón, allanamiento o asalto callejero. Incluso nos protege contra el hurto al descuido, porque Celside Insurance garantiza una cobertura total aun cuando haya negligencia por nuestra parte, como también ocurre en los casos de pérdida.




0 visualizaciones0 comentarios