• Reclunautas

#RecluTips Cómo lidiar con situaciones tensas en el trabajo como persona empática, según una psicote

Ser una persona empática significa que también asumes los sentimientos de otras personas como propios. Y si bien ser empático tiene algunas ventajas (como ser bueno para ofrecer apoyo emocional), también tiene inconvenientes (como sentirse emocionalmente agotado la mayor parte del tiempo).


Además, lidiar con situaciones tensas en el trabajo puede ser especialmente desafiante si eres empático. Ya sea que esté sentado en una reunión con compañeros de trabajo que no se llevan bien o lidiando correos electrónicos tensos, aquí hay algunos pasos que puede seguir para superar esas situaciones incómodas.


1. Reconoce tus sentimientos

Cuando sientas tensión, tus emociones aumentarán. Sin embargo, no debes luchar contra esos sentimientos; convencerte de que no debes sentirte estresado o abrumado solo hará que te sientas peor.


Reconoce lo que sientes y etiquétalo. El simple hecho de ponerle un nombre a tus emociones, al pensar o decir «me siento nervioso» o «me siento frustrado», puede ayudar a tu cerebro a comprender mejor la tensión que estás experimentando.

2. Toma algunas respiraciones profundas

Tu cuerpo reacciona a la tensión: tu estómago puede sentirse como si tuviera un nudo o tus palmas pueden sudar. Ese es tu sistema nervioso acelerándose para prepararte para lo que sea que esté por suceder.


Sin embargo, a menos que enfrente un peligro físico real, es importante aprender a calmar tu sistema nervioso. Una de las mejores maneras de hacerlo es respirando lenta y profundamente.


La respiración lenta y profunda puede indicarle a su cerebro que está trabajando para calmar su cuerpo. Y podría reducir la avalancha de hormonas del estrés y ayudarlo a comenzar a sentirse más tranquilo.


3. Si eres una persona empática piensa antes de responder

Ya sea que tu primera reacción sea tratar de suavizar las cosas o si estás tentado a salir de la conversación ante la primera señal de tensión, piensa antes de hacer cualquier movimiento. Su reacción inicial puede no ser el mejor enfoque.

Cuando tus emociones se disparan, es difícil pensar con claridad. Así que podrías hacerlo mejor ganando un poco de distancia psicológica. Pregúntate: «¿qué haría mi amigo más sabio en una situación como esta?» Responder esa pregunta puede ayudarte a desarrollar una respuesta basada en el pensamiento racional; en lugar de querer aliviar su malestar emocional.


4. Desarrolla un mantra útil

Crea un eslogan breve que pueda repetirse cuando surja la tensión. Recordarte repetidamente:


  • «Puedo manejar esto»

  • «La tensión no es algo malo»

Puede ahogar algunos de los pensamientos negativos que probablemente tengas.

También puedes crear un mantra que te recuerde que te concentres en tu comportamiento. Decirte a ti mismo «haz contacto visual» te dará algo qué hacer para que estés menos preocupado con pensamientos sobre lo que sucederá a continuación.


5. Como persona empática, practica tolerar la tensión

El hecho de que una situación se sienta incómoda no significa que sea insoportable. De hecho, es probable que puedas tolerar la incomodidad por más tiempo del que crees.

Resiste la tentación de arreglarlo todo. En su lugar, observa cómo te sientes y presta atención a lo que sucede a tu alrededor. Ten en cuenta que la tensión no tiene por qué ser algo malo. Podría conducir a un cambio positivo si permite que se quede un poco más.


6. Concéntrate en lo que puedes controlar

No puedes controlar cómo se comportan otras personas, pero puedes controlar cómo respondes. Entonces, en lugar de desperdiciar tu energía preocupándote por lo que alguien dijo o podría hacer a continuación, concéntrate en ti mismo.

Presta atención a lo que estás haciendo en este momento. Te sentirás menos ansioso cuando te concentres en las cosas sobre las que tienes control.


7. Cuídate

Ser empático puede ser agotador, por lo que es importante que te cuides. Esto es especialmente importante si hay una situación tensa constante en el trabajo; como cuando tus colegas no están contentos con el nuevo líder del equipo.

El cuidado personal puede implicar cualquier cosa, desde tomar una clase de yoga hasta reservar un momento de tranquilidad para leer un libro todas las noches. Independientemente de lo que elijas hacer, conviértelo en una alta prioridad para que puedas asegurarte de que estás cargando tus baterías para sentirte lo mejor posible en el trabajo.




7 visualizaciones0 comentarios