top of page
  • Foto del escritorReclunautas

#RecluTips 7 consejos para hacer una exposición creativa en el trabajo

Hacer una exposición creativa en el trabajo y triunfar tras ella es más fácil de lo que piensas. Requiere de unas estrategias muy básicas, tales como facilitar una conexión empática con la audiencia o usar recursos interactivos. Así, mientras mucha gente recurre al clásico PowerPoint, te gustará saber que hay más propuestas capaces de generar un mayor impacto.

Lo más decisivo en estas situaciones es la seguridad en ti mismo. La buena comunicación y preparar un discurso original, el cual sea capaz de abordar los puntos más relevantes de forma clara y cautivadora, serán tus mejores aliados. El éxito laboral parte, en ocasiones, de acciones como la excelente presentación de un proyecto. En el siguiente artículo te damos las claves para conseguirlo.

Consejos para hacer una exposición creativa en el trabajo

Para llevar a cabo una buena exposición creativa en el trabajo, debes atender tanto los aspectos procedimentales como los actitudinales. Al respecto de este último aspecto, tu autoeficacia es una piedra angular. Tal y como nos señala una investigación publicada por la revista Psicología desde el Caribe, este concepto hace referencia a tu percepción de que podrás llevar a cabo con éxito una tarea.

La plena confianza en ti, el dominio del tema que deseas exponer y unas buenas herramientas estratégicas son los tres pilares que te conviene trabajar. Asimismo, sabemos que este tipo de dinámicas suelen generar cierta ansiedad. Sin embargo, cuando diseñas un buen plan y lo ensayas, dejas menos margen al estrés y las dudas. Toma nota a continuación de una serie de consejos.

1. Conoce a tu audiencia

A la hora de diseñar tu exposición creativa, es importante saber a quién te diriges. No es lo mismo presentar tu proyecto a tus jefes o compañeros de trabajo que a unos clientes concretos. Por ello, es recomendable que durante tus preparativos te hagas las siguientes preguntas:

  • ¿Cuáles son las necesidades de mi audiencia?

  • ¿Qué les motiva? ¿Qué les puede emocionar?

  • ¿Son parte de la organización o son figuras externas?

  • ¿Cuáles son sus edades o sus intereses?

  • ¿Cuáles son los conocimientos que tienen sobre el tema que deseo exponer?

Una vez clarifiques estas cuestiones, podrás adaptar tus objetivos y recursos de forma más segura y acertada.


2. Elige los materiales en función de tus objetivos

Uno de tus propósitos es ofrecer algo innovador a tu exposición. Para tal fin, es conveniente que analices bien cuál es la finalidad de tu proyecto y, sobre todo, su temática. Hay proyectos en los que puedes echar mano de lo emocional para crear mayor impacto. Sin embargo, en otros casos, es mejor que seas más conservador. Te damos una serie de pautas al respecto:

  • Presentación de datos y balances. Para este propósito te conviene ser más riguroso y objetivo. En estos contextos, puedes usar las clásicas diapositivas de PowerPoint y, además, ofrecer en papel los informes a tu equipo.

  • Presentación de un producto. En este caso, sí es recomendable hacer una presentación que apele a las emociones, que sea motivadora y dinámica. Para ello, te pueden ser útiles las pizarras digitales y los materiales interactivos. A veces, el hecho de que tu audiencia pueda interactuar con algo físico resulta muy interesante.

  • La exposición de una idea. Este objetivo demanda ingenio e innovación. Para cautivar a tu audiencia, no debes depender tanto de la tecnología, puesto que esta suele desviar la atención de las personas. Deben fijarse solo en ti y en tu exposición. Por tanto, trabaja tu comunicación verbal y no verbal, así como los pasos para exponer de manera original y emocional.

3. La técnica storytelling

Para llevar a cabo una exposición creativa en el trabajo y tener éxito, te será muy útil aplicar la técnica de comunicación storytelling. Una investigación divulgada por Psychology & Marketing destaca lo eficaz que resulta esta técnica en la venta de productos, dado que crea un impacto emocional en los consumidores. Es un recurso muy útil en todo contexto organizacional.

A continuación, te describimos algunos elementos de esta técnica y cómo aplicarlos a tu proyecto:

  • Estructura. La organización de tu presentación, según la técnica del storytelling, se debe basar en tres partes: un inicio, un nudo y un desenlace. Piensa en esa exposición como si estuvieras contando una historia. De ese modo, tu audiencia se involucrará mucho más en lo que le expliques.

  • Los personajes. Los protagonistas de tu exposición y de esa «historia» que relatas son las personas que te escuchan, ya sean tus clientes, jefes o compañeros de trabajo. Involúcralos, hazlos partícipes de lo que estés explicando.

  • Empatía y humanidad. Una buena historia genera impacto si empatizamos con ella, si quien nos la explica nos cautiva y nos parece alguien humano, afable y creíble. Ese debe ser tu objetivo mientras realizas la exposición.

  • Superar obstáculos. Tu exposición creativa debe enfatizar la idea de que tu propuesta, idea o producto busca hacer la vida más fácil a las personas y permitirles superar los obstáculos. Lo que presentas debe parecer original, pero también útil. De ahí la relevancia de la técnica del storytelling.

  • Final feliz. El cierre es uno de los aspectos más importantes a la hora de hacer una exposición creativa en el trabajo. Planifícalo bien y piensa en una conclusión motivadora que haga sentir a tu audiencia cierta esperanza, curiosidad y positividad.

4. Calcula el tiempo

Hay un libro muy interesante titulado Método TED para hablar en público: los secretos de las conferencias que triunfan en todo el mundo. Fue escrito en 2013 y su autor es Jeremey Donovan, organizador de las charlas TED y experto en exposiciones públicas. En este texto explica que a la hora de exponer un tema o un proyecto lo ideal es no sobrepasar los 15-18 minutos.

De igual manera, un artículo de Advances in Physiology Education nos aporta un dato valioso. Las conferencias tienen ahora mismo una duración de unos 15 minutos porque el nivel de atención óptimo se reduce a partir de esa fracción de tiempo. Ahora bien, el interés de la audiencia y su atención dependerá de la originalidad de tu exposición y habilidades comunicativas.


5. La técnica de los datos atractivos

Para llevar a cabo una exposición original en tu trabajo hay un recurso que nunca falla. Debes atraer y cautivar a tu audiencia y, para ello, te será útil aportar datos de gran valor, curiosos, originales y divertidos. La conjunción de todos ellos te llevará al éxito. Toma nota de unas sencillas claves para lograrlo:

  • Empieza tu exposición con una anécdota.

  • Haz alguna broma puntual que sea inteligente.

  • Pon algún video que sea atractivo y que contextualice tu información.

  • Usa metáforas y analogías para que el contenido sea más fácil de entender.

  • Aporta datos numéricos, diagramas y gráficos que ofrezcan información interesante.

  • Cuenta la historia de cómo a alguien le cambió la vida por algún tema vinculado a tu exposición.

6. Tu comunicación, clave de éxito

Para triunfar en una exposición no importa cuánto domines una materia; importa cómo comuniques aquello que sabes. De este modo, hablar con seguridad, asertividad, ingenio y cercanía son variables que debes dominar a nivel experto. Pero aún hay otra variable de gran relevancia: la comunicación no verbal.

En este sentido, cabe destacar al experto en expresión facial David Matsumoto. Su libro, Nonverbal Comunnication (2012), es uno de los manuales más destacables para dominar esta materia. Estas son las claves que nos ofrece y que te pueden ser útiles:

  • Practica la sonrisa de duchenne.

  • Jamás te cruces de brazos o los pongas en jarras.

  • Cuida tu postura y muévete por la sala con naturalidad.

  • Mantén en contacto visual con las personas que te observan.

  • El movimiento de las manos y brazos debe ser flexible y relajado.

  • Cuida tus microexpresiones. Deben ser relajadas en todo momento.

7. Practica y visualiza

Para triunfar en tu exposición creativa no dudes en ensayar y practicar siempre que puedas. Solo así detectarás errores, te sentirás más competente y te familiarizarás con los materiales y contenido que quieres presentar. Asimismo, no te olvides de regular tus emociones, de manejar el estrés y realizar ejercicios de relajación y respiración.

Por otro lado, una estrategia que te permitirá sentirte más seguro/a la hora de exponer tu proyecto es la técnica de la visualización. Imagínate a ti mismo en esa situación y en cada parte de dicha dinámica. Crea en tu mente la experiencia como si vieras una película y familiarízate con ella.

Planificar, confiar y disfrutar en tus exposiciones

Seguro que a lo largo de tu vida profesional te has enfrentado ya a numerosas exposiciones, bien sea en el ámbito académico o en el profesional. Como sabes, el éxito no llega solo, detrás hay muchas horas de preparación y de planificación.

Ahora bien, un factor que no puedes dejar de lado durante estas dinámicas es disfrutar mientras las llevas a cabo. Quien se deleita de lo que hace, genera un mayor impacto en su audiencia.

Por último, si buscas inspiración, no dudes en revisar las presentaciones que realizaba Steve Jobs cada vez que sacaba un teléfono nuevo al mercado. Su forma hacerlo, tan simple y efectiva, es inolvidable.



2 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page