• Reclunautas

#EsTendencia Sólo el 29% de los trabajadores de TI quieren mantenerse en su empresa actual

La “Gran Dimisión” continúa ensombreciendo el panorama laboral de las empresas de TI. Sólo el 29% de los trabajadores del sector tiene una ‘alta intención’ de permanecer en su empresa actual, lo que va a plantear serios problemas de retención de talento entre los CIO, si no flexibilizan el entorno laboral hacia el trabajo híbrido.

El fenómeno llamado “Gran Dimisión” continúa planeando sobre las empresas del sector de las TIC que se enfrentan a graves problemas de retención y reclutamiento de talento. Y es que sólo el 29% de los trabajadores de TI tiene una alta intención de permanecer en su empresa actual, según revelan los datos de una reciente encuesta de la consultora especializada en tecnología Gartner.

La “Gran Dimisión” es un fenómeno económico y laboral por el que las y los trabajadores abandonan o dimiten voluntariamente de sus puestos de trabajo en masa, de manera constante y consecutiva. El fenómeno comenzó a detectarse a partir de principios de 2021 en los Estados Unidos, y se ha producido en su mayor parte tras la experiencia de los confinamientos y el teletrabajo durante la pandemia de la COVID-19, que consiguió virar los intereses vitales de las y los empleados, primando la vida privada sobre la laboral.

Los resultados de la investigación apuntan a que son los CIO los que van a tener que lidiar con esta fugas de talento de TI que se avecinan. Los trabajadores de TI son más propensos a abandonar sus puestos de trabajo que los empleados de otras funciones, con una intención de permanecer un 10,2% menor que los empleados que no son de TI, la más baja de todas las funciones corporativas, según se ha podido comprobar a través de la investigación hecha pública.

Para ello, Gartner encuestó a 18.000 empleados de todo el mundo en el cuarto trimestre de 2021, incluidos 1.755 empleados de funciones de TI. Las respuestas se recogieron mensualmente a través de 40 países diferentes y en 15 idiomas, y los datos que ofrecen reflejan las condiciones del mercado durante ese último trimestre del pasado año.

“Si bien la retención del talento es una preocupación común de nivel C, los CIO están en el epicentro, con una gran parte de su fuerza de trabajo en riesgo”, explicó Graham Waller, vicepresidente y analista distinguido de la consultora. “Hemos oído hablar de organizaciones de TI que implementan políticas de regreso a la oficina sólo para enfrentarse a renuncias masivas y tener que dar marcha atrás. Es posible que los CIO tengan que abogar por una mayor flexibilidad en el diseño del trabajo que el resto de la empresa, ya que los empleados de TI son más propensos a marcharse, tienen mayor demanda y son más adeptos al trabajo remoto que la mayoría del resto de los empleados“.

A nivel mundial, sólo el 29,1% de los trabajadores relacionado con la tecnología tiene una “alta intención” de permanecer con su actual empleador, pero la cifra es mucho menor en Asia (19,6%), Australia y Nueva Zelanda (23,6%) y América Latina (26,9%). Incluso en Europa, la región con mejores resultados, sólo cuatro de cada 10 trabajadores de TI (38,8%) tienen una alta intención de quedarse.

El reto de la retención del talento informático varía según el grupo de edad y la región. Por ejemplo, los trabajadores de TI menores de 30 años declaran tener dos veces y media menos probabilidades de quedarse que los mayores de 50 años. Sólo el 19,9% de los trabajadores de TI que tienen entre 18 y 29 años reconocen una alta probabilidad de quedarse, en comparación con el 48,1% de los que tienen entre 50 y 70 años.

La juventud es más osada, y cuenta con un futuro de más largo plazo. Los datos muestran que unas políticas de trabajo más flexibles y centradas en el ser humano pueden reducir el desgaste y aumentar el rendimiento. En otro estudio realizado en 2021 a 3.000 empleados de una amplia gama de sectores, funciones y zonas geográficas, el 65% de los empleados de TI afirmó que el hecho de poder trabajar de forma flexible influirá en su decisión de permanecer en la organización.

Los analistas avisan a los CIO y les indican que deberían utilizar un enfoque basado en datos para identificar a los trabajadores que corren más riesgo y son más valiosos, y adaptar las políticas de trabajo híbrido para mantenerlos comprometidos y con un alto rendimiento.Un modelo de trabajo centrado en el ser humano puede mejorar el talento y los resultados empresariales. Para conseguirlo, los datos aconsejan a los CIO que se replanteen los supuestos obsoletos sobre el trabajo que son innecesariamente limitantes. Estos serían algunos aspectos a revisar:

  • Horarios de trabajo. Las empresas progresistas están empoderando a las personas y a los equipos, para que decidan cuándo hacen su mejor trabajo y son pioneras en nuevos horarios, como la semana de cuatro días.

  • La centralidad de la oficina. La pandemia ha roto el mito de que los empleados sólo pueden realizar el trabajo real en una oficina donde los directivos puedan verlos. La mayoría de las organizaciones planifican ahora un futuro híbrido, en el que se reconoce que los empleados pueden ser plenamente productivos a distancia para el trabajo “con cabeza”, mientras que la oficina es más adecuada para ciertas actividades laborales como la conexión humana y la colaboración.

  • Reuniones. La cultura de las reuniones comenzó en los años 50, cuando la gente tenía que reunirse físicamente para tomar decisiones. Ahora, las herramientas de colaboración asíncronas y síncronas (comunicación online) permiten la toma de decisiones distribuida, la colaboración y la creatividad.

“Los CIO que adopten un diseño de trabajo centrado en el ser humano contratarán, retendrán y superarán a los que vuelvan a los paradigmas de trabajo de la era industrial”, aseguró convencido Waller. -IDG.es


4 visualizaciones0 comentarios