top of page
  • Foto del escritorReclunautas

#Estendencia Los desarrolladores de América Latina tienen un nuevo aliado para teletrabajar: la subcontratación de software

Después de que dos ingenieros de Buenos Aires fundaran la empresa de subcontratación de software BairesDev en 2009, confiaron en el boca a boca para ganar clientes su negocio fue creciendo poco a poco hasta que llegó un evento mundial que les llevó a disparar su actividad y sus ingresos: la pandemia de la Covid-19 que encerró a millones de personas en casa y que trajo el teletrabajo de lleno a nuestras vidas.

Como recoge Financial Times, los ingresos pasaron de 36 millones de dólares en 2019 a 314 millones de dólares en 2022. "Las empresas, en todas partes, habían comenzado a darse cuenta de que no necesitaban tener todo su personal en el lugar", ha dicho el cofundador Nacho De Marco.

BairesDev ahora cuenta con 4.000 trabajadores en toda América Latina, ubicados en lugares que van desde pequeños pueblos hasta grandes ciudades, trabajando en proyectos para unos 500 clientes, principalmente en Estados Unidos.

Otra es Zipdev, que comenzó en San Diego, cerca de la frontera con México, contrató ingenieros en Tijuana y luego se expandió a otras ciudades de México y a más lugares. Uno de sus fundadores, Daniel Altenburg, dice que los desarrolladores quieren encontrar un trabajo con una empresa "moderna".


Externalización de servicios: salarios más bajos

El modelo se basa en encontrar y retener desarrolladores de software talentosos en mercados emergentes para servir principalmente a empresas con sede en Estados Unidos. Ya habíamos visto cómo el teletrabajo daba nuevas oportunidades a las empresas de encontrar mano de obra en muchos más países del mundo y, además, en ocasiones más barata.

Hay que recordar un informe de finales de 2022 de Hired que afirmaba que para un puesto vacante en 2022, los empleadores del sector de las tecnologías entrevistaron a candidatos en un promedio de 4,4 mercados diferentes y 2,1 zonas horarias. Esto se traduce que cada vez  más, las empresas están abiertas a entrevistar a gente que está en diferentes países.

En este caso, encontramos que los trabajadores de países de América Latina Son más baratos que sus homólogos estadounidenses y pueden ser contratados con mayor flexibilidad como contratistas (es decir, sin contratos con los que responder a ciertos derechos laborales).

Como dice Financial Times, el argumento de muchas empresas para los clientes es que no tendrán obligaciones legales laborales respecto de los trabajadores, pero tendrán acceso a una reserva más amplia de talentos en regiones donde normalmente no contratarían.

Por su parte, para los trabajadores, los beneficios incluyen salarios más altos de los que ganan en su país y trabajar en remoto si eso les gusta. BairesDev dice que el 80%  de sus contratistas ganan entre 30.000 y 80.000 dólares al año.

Eso es inferior al salario medio de 130.000 dólares para los desarrolladores de software en Estados Unidos, según la Oficina de Estadísticas Laborales, pero por encima de los salarios propios de otros países americanos. Ayer veíamos en un gráfico que Estados Unidos es el país que más paga a programadores, según una encuesta global.

No hay que obviar que estamos en un momento en que las empresas tecnológicas estadounidenses están despidiendo en masa. Al mismo tiempo, esta subcontratación está creciendo.





0 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page