top of page
  • Foto del escritorReclunautas

#EsTendencia El mercado global del edge computing alcanzará los 14,5 millones de euros en 2025

La forma en la que opera los centros de datos está cambiando drásticamente, apoyándose en las innovaciones tecnológicas para mejorar la experiencia de los usuarios, optimizar las inversiones y los recursos y garantizar la seguridad de los datos. De hecho, las previsiones estiman que el mercado experimentará un crecimiento de 14.500 millones de euros en 2025, superando con creces los 3.300 millones de euros registrados en 2020.

El Edge Computing está revolucionando la infraestructura de Internet y de los centros de datos. Se presenta como una infraestructura de informática distribuida capaz de aproximar las aplicaciones empresariales a los orígenes de los datos, como dispositivos de IoT o servidores periféricos locales.

De este modo, se logran grandes ventajas de negocio como conocimientos más rápidos, tiempos de respuesta mejorados y una mayor disponibilidad del ancho de banda. Además, se prevé que los volúmenes de datos sigan creciendo conforme aumentan el número de dispositivos móviles conectados a la red 5G.

Edge Computing ofrece una alternativa eficiente al procesamiento de los datos, brindando una posición más próxima al punto en el que se crean sin necesidad de atravesar una red hasta un cloud para poder ser procesados y reduciendo significativamente la latencia. Esto exige un análisis de datos más rápido y completo, creando la oportunidad de obtener información detallada, tiempos de respuesta más rápidos y mejores experiencias del cliente.

La tecnología de procesamiento de datos ‘en el borde’, próximo al usuario final, permitirá que los resultados del mercado sean óptimos de cara a finales de años. De hecho, el informe reciente ‘Markets and Markets’ de Gartner revelea que el Edge Computing será capaz de crear y procesar el 75% de los datos empresariales generados.


¿Por qué triunfa?

El éxito del Edge Computing como nueva metodología de procesamiento inmediato de datos viene impulsado por el desarrollo de plataformas de streaming, el juego online, el IoT, la industria 4.0 y la evolución de los coches autónomos. De este modo, se abre la necesidad de crear Mini Data Centers que procesen la información en puntos más próximos a donde se generan los datos.


Claves para la aplicación del Edge Computing

Nabiax ha expuesto las claves que posee la tecnología para que Internet se pueda sostener en el futuro sobre dicha infraestructura. Emilio Díaz, CEO de Nabiax, asegura que los centros de datos en el Edge mejoran la experiencia del usuario con sistemas de comunicación inmediatos con la ayuda del 5G, pero no sustituyen a los centros de datos tradicionales. De hecho, España puede aprovechar la extensa red de fibra óptica que posee para ganar una posición estratégica en los próximos años.


Reducción de latencia

Al situarse más próximas a los dispositivos de los usuarios finales, se evita que la información tenga que recorrer grandes distancias. La sinergia con las redes 5G mejorará tanto la eficiencia como la productividad en todos los aspectos, reduciendo la velocidad de respuesta y mejorando los servicios de diferentes industrias.

Ahorro de costes

Es importante reseñar que el Edge Computing genera un importante ahorro en el uso de ancho de banda, resultando ventajoso en contextos donde este recurso es más limitado, como las zonas rurales. Se reduce considerablemente la información enviada a una ubicación centralizada o a la nube y se amortiza la inversión en costos asociados a este tipo de operaciones.


Soberanía digital

Toda la información se gestiona y almacena en una amplia red de centros de datos existentes, garantizándose la soberanía digital. De este modo, el Edge Computing asegurará la privacidad al reducir la cantidad de datos que no necesitan ser trasferidos por red, es decir, minimizando significativamente las amenazas.


Fiabilidad garantizada

Todos los recursos informáticos se distribuyen a través de la red, por lo que se reducen considerablemente los errores generalizados. De este modo, si un nodo del Edge Computing se cae, el resto de la red podrá seguir funcionando con plena normalidad. Esto no sucede en el caso de las arquitecturas centralizadas convencionales, que si sufren la avería de un servidor central dejan de operar.


Mejora en la toma de decisiones

Tanto el Edge Computing, como el IoT como las redes 5G llevan asociada una recopilación de información que precisa de su gestión ágil para la toma de decisiones en tiempo real. Por ejemplo, un coche autónomo precisa analizar los datos de forma próxima a la fuente original y permite un tiempo de respuesta menor.


Desarrollo de nuevos sectores

Todos los datos recopilados por sensores conectados al IoT se pueden procesar en un punto próximo al dispositivo, beneficiando a sectores como la fabricación inteligente o industria 4.0. De este modo, los controles de calidad de los procesos, la monitorización de la maquinaria o la optimización de la cadena de producción se realizarán en tiempo real.



1 visualización0 comentarios

Σχόλια


bottom of page